#lejosperocercanos

La comunicación en tiempos de dificultad

Numero 9

Queridos amigos, nos alegra poder saludaros con esta Newsletter que nos une y que esperamos os disfrutareis.

Os deseamos una buena lectura

Equipo Responsable Internacional

Editorial

Clarita & Edgardo BERNAL

Pareja Responsable Internacional

EDITORIAL No 9

ENTRANDO EN AGUAS CALMAS

«Solo la confianza en Dios puede transformar las dudas en certeza, el mal en bueno, la noche en un amanecer radiante». Papa Francisco.



Queridos amigos del Colegio Internacional familia de los Equipos de Nuestra Señora:


Con esta entrega completamos nueve números de #lejospercercanos, el boletín que en medio de la turbulencia de la pandemia y a falta de reuniones presenciales, vino a sustituir las habituales Newsletters que con la misma periodicidad de las reuniones ERI, se enviaban al colegio internacional para hacerlos partícipes de todos los asuntos tratados en ellas. # lejosperocercanos fue un instrumento para que el Equipo Responsable y el Colegio Internacional, pudiera estar más cerca de todos en estos tiempos en que la vida cambió radicalmente, sosteniéndonos con la fuerza de una comunidad que ora junta y que se interesa por el bienestar de cada uno de sus miembros.


Hoy con mucha alegría les podemos decir que este número vuelve a retomar el carácter de las Newsletters originales pues después de haberse visto impedido el ERI de reunirse presencialmente durante dos años (la última reunión l que habíamos llevado a cabo fue en Paris en octubre de 2019), en el pasado mes, pudimos llevar a cabo, entre el 9 y el 16 de Octubre , en la ciudad de México, nuestra quinta reunión presencial, que en circunstancias normales ha debido ser la décima de este ERI.


Como lo hemos reiterado a lo largo de estos 9 números, no nos sentimos víctimas de las circunstancias de esta pandemia que ha cambiado todos nuestros planes, sino bendecidos por haber sido capaces de superarla y tras la tormenta y las aguas turbulentas que hemos atravesado últimamente, empezar a ver que entramos en aguas más calmas.


No queremos ser triunfalistas inconscientes ni optimistas obnubilados, sino tener el equilibrio entre la conciencia de que aún queda camino por recorrer para volver a la normalidad y el deseo de trabajar duro para aportar una dosis de esperanza. Con confianza, seguiremos abandonándonos a la providencia del Señor que, como dijo el Papa Francisco en el pensamiento con el que introdujimos este editorial, es el único que puede transformar las dudas en certezas, el mal en bien y la noche oscura en un amanecer radiante.


Sin habernos puesto previamente de acuerdo, hemos podido comprobar que nuestro querido Consiliario Espiritual Internacional, el Padre Ricardo, ha abordado su aportación a esta edición con la misma orientación, quizá contagiado, como todo el ERI, por ese nuevo aliento que nos ha dado el encuentro presencial en la tierra de Nuestra Señora de Guadalupe.


En este número, además de este editorial, del mensaje del Padre Ricardo y de la retroalimentación que Mercedes y Alberto han preparado para compartir con el Colegio, a grandes rasgos, lo tratado en nuestra reunión del ERI, contaremos con algunos testimonios recogidos en países de cada zona sobre este hermoso momento de comunidad que vivimos en torno a la conmemoración del 25º aniversario del fallecimiento de nuestro fundador, el Padre Henri Caffarel, el pasado 18 de septiembre, que nos permitió sincronizar nuestros corazones en acción de gracias por la herencia espiritual que este gran hombre nos dejó. Además, y como es habitual, en el apartado de temas de la Iglesia, incluimos una sencilla, pero profunda y encarnada reflexión sobre la libertad individual, a la que nos llama el Papa Francisco.

De manera informal, y antes de concluir la introducción editorial de este número de #loinmaisproches, queremos decirles que la reunión de la Ciudad de México fue realmente un renacimiento del servicio para este ERI. Y no lo decimos porque no hayamos trabajado duro durante estos dos años sin reunirnos, sino porque ninguna reunión virtual, por muy buena que sea la tecnología utilizada, puede igualar la riqueza del abrazo que acoge, la sonrisa que abre el corazón, el lenguaje no verbal, las lágrimas que desnudan el alma en la puesta en común, la camaradería alrededor de los alimentos, la eucaristía íntima, la oración compartida, los discernimientos en un ambiente que se va creando al aislarse del ruido de la vida cotidiana, la colegialidad que nace de la sincronización con el Espíritu, los momentos de fiesta y celebración.


Por todo ello, damos gracias a Dios, a la Virgen de Guadalupe, a la que visitamos, teniendo la suerte de que el Padre Ricardo pudiera presidir la Eucaristía, y por supuesto a la Súper Región de Hispanoamérica Norte y a sus responsables Gustavo y Sofía, que con su espíritu de acogida y acompañados de un maravilloso equipo de servicio que no nos abandonó ni un solo momento, hicieron de nuestra estancia un momento inolvidable que terminó con un encuentro fraternal con los equipistas mexicanos con los que pudimos compartir la felicidad de ser miembros de esta familia universal.


A nuestro regreso, además de la alegría por todo lo vivido y la satisfacción de haber podido llevar a cabo un programa ambicioso y exigente, llegamos con mucho trabajo para el colegio internacional y el encuentro de matrimonios regionales que, con la ayuda de Dios y si las circunstancias lo permiten, celebraremos en Asís el próximo mes de marzo.


Pidamos al Señor, que nos ha acompañado en la barca durante esta tormenta, por intercesión de Nuestra Madre María y con la ayuda de su Espíritu, que podamos superar los obstáculos que aún se interponen en el camino, para que pronto lleguemos a las aguas tranquilas que tanto hemos anhelado y nos volvamos a encontrar todos para trabajar en Asís, en el escenario donde vivió San Francisco, el lema del encuentro de los Matrimonios Regionales "Y les confió sus bienes...".


Oremos en comunión para que así sea,





Padre Ricardo Londoño
CS Internacional

Una post pandemia esperanzada

«No tengáis miedo, salgamos» nos propusimos en 2018 con un derrotero que, a pesar de los inconvenientes, ha sido la brújula de estos años. Ahora estamos ante el desafío de ser evangelizadores en tiempos de pandemia y post pandemia.

Un riesgo que corremos en las circunstancias actuales es el de permitir que lo inmediato y urgente nos lleve a descuidar lo necesario y lo importante. Dar respuesta con prontitud a la exigencia del momento no puede hacernos descuidar lo que es esencial.

Permitamos que el Señor camine con nosotros. Dejémoslo acompañar nuestros pasos y abramos nuestra mente, nuestro corazón y nuestro espíritu a su presencia, a su inspiración y a su fuerza. Si Dios nunca se arrepiente de sus planes y de sus dones, tampoco nosotros podemos apartarnos del rumbo propuesto. Es preciso adaptarnos a las circunstancias y generar una fuerte resiliencia que transforme metodologías y estilos pero que mantenga firme el norte trazado.

Es verdad que se hallan presentes limitaciones e incertidumbres, cuestionamientos y carencias, pero, también, han aparecido muchas respuestas con nuevos aprendizajes y nuevas comprensiones de los valores que vivimos.

Es bueno constatar cómo hemos reaccionado y cómo se reactivaron tantas iniciativas. La imaginación y el esfuerzo por responder a lo inesperado, nos llevaron a descubrir tesoros escondidos. De vez en cuando, sí, algo de incomodidad y lamento. Pero nos hemos dado cuenta, también, de las posibilidades y recursos.

Frente al momento actual necesitamos creatividad y actitudes proactivas aunque no tengamos todas las respuestas. Es conveniente mantener la vigilancia para no caer en pesimismos, miedos o añoranzas nostálgicas de un pasado que ya no va a regresar.

Nuestro futuro está delante y requiere que lo afrontemos. Gracias a Dios, las tecnologías aplicadas a la comunicación nos han permitido no perder los vínculos ni el sentido de pertenencia. Se incrementaron abundantemente los encuentros oficiales de sectores, regiones y super Regiones. Y, seguramente, mucho de todo eso se conservará.

Una insistencia permanente del papa Francisco ha sido que no vayamos a quedarnos en una auto-referencialidad sino que mantengamos viva y encendida la actitud de “salida”. Y, el propósito trazado para estos años es precisamente ese: llamados a salir al encuentro de las necesidades que aparecen en nuestros horizontes.

Jesucristo Resucitado está en medio de nosotros y es nuestra fuerza frente a la fragilidad y nuestra luz frente a las incertidumbres; es compasión, misericordia y solidaridad frente a la indiferencia y el sufrimiento; es libertad y apertura frente a horizontes inciertos; es esperanza frente a las crisis, dolores y sufrimientos.

Nos dice el Señor en la profecía de Isaías (43,18s): «No se acuerden de las cosas pasadas, no piensen en las cosas antiguas; yo estoy por hacer algo nuevo: ya está germinando, ¿no se dan cuenta?»

La pregunta en este momento sería: ¿Qué es lo nuevo que el Señor me permite vislumbrar?

Cuando el Señor invita a Felipe a seguirlo (Jn 1,43ss), él comparte su hallazgo con Natanael, quien al enterarse de que la cuna familiar de Jesús estaba en Nazareth, dirá: “De Nazareth ¿puede salir algo bueno?” Y, resulta que de Nazareth surgió la vida plena, la presencia encarnada de Dios. De ese desconocido pueblo, de esos insignificantes orígenes hemos recibido la salvación. Una novedad inesperada para una humanidad sin horizonte claro.

¿Podríamos nosotros, tal vez, encontrar ese Nazareth de hoy? Tal vez en un sector escondido, en una Región un tanto desconocida nos puede esperar una sorpresa del Señor Dios.

Quiero, por eso, invitar a que miremos a cada uno de los matrimonios, consiliarios y acompañantes espirituales que tenemos en nuestra presente historia. Vamos a repasar sus rostros, sus miradas, sus sonrisas, sus palabras, sus ideas, sus crisis, sus rabietas… y volvamos a descubrir los valores y enseñanzas que, a través de esas personas, el Señor nos comunica. Nuestra memoria y nuestra imaginación nos llevarán a visualizar muchas personas, diversas circunstancias, parajes olvidados… Quizás, en el silencio y la apertura interior de hoy, podremos encontrar cosas buenas y nuevas.

Y podemos preguntarnos si ¿Experimentamos la profunda y espiritual comunión con los miembros del Movimiento? ¿En nuestra plegaria aparecen los sufrimientos y necesidades de los equipistas?



VIVIENDO NUESTRA FE CON TODA LA IGLESIA

Mensaje del Papa Francisco

La libertad se realiza en la caridad, Audiencia General del Papa Francisco, 20 de octubre de 2021


Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En estos días estamos hablando de la libertad de la fe, escuchando la Carta a los Gálatas. Pero me ha venido a la mente lo que Jesús decía sobre la espontaneidad y la libertad de los niños, cuando este niño ha tenido la libertad de acercarse y moverse como si estuviera en su casa... Y Jesús nos dice: “También vosotros, si no hacéis como los niños no entraréis en el Reino de los Cielos”. La valentía de acercarse al Señor, de estar abiertos al Señor, de no tener miedo del Señor: yo doy las gracias a este niño por la lección que nos ha dado a todos nosotros. Y que el Señor lo ayude en su limitación, en su crecimiento porque ha dado este testimonio que le ha venido del corazón. Los niños no tienen un traductor automático del corazón a la vida: el corazón va adelante.

El apóstol Pablo, con su Carta a los Gálatas, poco a poco nos introduce en la gran novedad de la fe, lentamente. Es realmente una gran novedad, porque no renueva solo algún aspecto de la vida, sino que nos lleva dentro de esa “vida nueva” que hemos recibido con el Bautismo. Allí se ha derramado sobre nosotros el don más grande, el de ser hijos de Dios. Renacidos en Cristo, hemos pasado de una religiosidad hecha de preceptos a la fe viva, que tiene su centro en la comunión con Dios y con los hermanos, es decir, en la caridad. Hemos pasado de la esclavitud del miedo y del pecado a la libertad de los hijos de Dios. Otra vez la palabra libertad.

Hoy trataremos de entender mejor cuál es para el apóstol el corazón de esta libertad. Pablo afirma que la libertad está lejos de ser «un pretexto para la carne» (Gal 5,13): la libertad no es un vivir libertino, según la carne o según el instinto, los deseos individuales y los propios impulsos egoístas; al contrario, la libertad de Jesús nos conduce a estar —escribe el apóstol— «al servicio los unos de los otros» (ibid.). ¿Pero esto es esclavitud? Pues sí, la libertad en Cristo tiene alguna “esclavitud”, alguna dimensión que nos lleva al servicio, a vivir para los otros. La verdadera libertad, en otras palabras, se expresa plenamente en la caridad. Una vez más nos encontramos delante de la paradoja del Evangelio: somos libres en el servir, no en el hacer lo que queremos. Somos libres en el servir, y ahí viene la libertad; nos encontramos plenamente en la medida en que nos donamos. Nos encontramos plenamente a nosotros en la medida en que nos donamos, tenemos la valentía de donarnos; poseemos la vida si la perdemos (cfr. Mc 8,35). Esto es Evangelio puro.

¿Pero cómo se explica esta paradoja? La respuesta del apóstol es tan sencilla como comprometedora: «mediante el amor» (Gal 5,13). No hay libertad sin amor. La libertad egoísta del hacer lo que quiero no es libertad, porque vuelve sobre sí misma, no es fecunda. Es el amor de Cristo que nos ha liberado y también es el amor que nos libera de la peor esclavitud, la del nuestro yo; por eso la libertad crece con el amor. Pero atención: no con el amor intimístico, con el amor de telenovela, no con la pasión que busca simplemente lo que nos apetece y nos gusta, sino con el amor que vemos en Cristo, la caridad: este es el amor verdaderamente libre y liberador. Es el amor que brilla en el servicio gratuito, modelado sobre el de Jesús, que lava los pies a sus discípulos y dice: «Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros» (Jn 13,15). Servir los unos a los otros.

Para Pablo la libertad no es “hacer lo que me apetece y me gusta”. Este tipo de libertad, sin un fin y sin referencias, sería una libertad vacía, una libertad de circo: no funciona. Y de hecho deja el vacío dentro: cuántas veces, después de haber seguido solo el instinto, nos damos cuenta de quedar con un gran vacío dentro y haber usado mal el tesoro de nuestra libertad, la belleza de poder elegir el verdadero bien para nosotros y para los otros. Solo esta libertad es plena, concreta, y nos inserta en la vida real de cada día. La verdadera libertad nos libera siempre, sin embargo cuando buscamos esa libertad de “lo que me gusta y no me gusta”, al final permanecemos vacíos.

En otra carta, la primera a los Corintios, el apóstol responde a quien sostiene una idea equivocada de libertad. «Todo es lícito», dicen estos. «Mas no todo es conveniente», responde Pablo. «Todo es lícito», «mas no todo edifica», responde el apóstol. Y añade: «Que nadie procure su propio interés, sino el de los demás» (1 Cor 10,23-24). Esta es la regla para desenmascarar cualquier libertad egoísta. También a quien está tentado de reducir la libertad solo a los propios gustos, Pablo le pone delante de la exigencia del amor. La libertad guiada por el amor es la única que hace libres a los otros y a nosotros mismos, que sabe escuchar sin imponer, que sabe querer sin forzar, que edifica y no destruye, que no explota a los demás para su propia conveniencia y les hace el bien sin buscar su propio beneficio. En resumen, si la libertad no está al servicio —este es el test— si la libertad no está al servicio del bien corre el riesgo de ser estéril y no dar fruto. Sin embargo, la libertad animada por el amor conduce hacia los pobres, reconociendo en sus rostros el de Cristo. Por eso el servicio de los unos hacia los otros permite a Pablo, escribiendo a los Gálatas, subrayar algo de ninguna manera secundario. Así, hablando de la libertad que le dieron los otros apóstoles para evangelizar, subraya que le aconsejaron solo una cosa: acordarse de los pobres (cfr. Gal 2,10). Esto es interesante. Cuando después de esa lucha ideológica entre Pablo y los apóstoles se pusieron de acuerdo, los apóstoles le dijeron: “Sigue adelante, sigue adelante y no te olvides de los pobres”, es decir que tu libertad de predicador sea una libertad al servicio de los otros, no para ti mismo, para hacer lo que te gusta.

Sabemos sin embargo que una de las concepciones modernas más difundidas sobre la libertad es esta: “mi libertad termina donde empieza la tuya”. ¡Pero aquí falta la relación, el vínculo! Es una visión individualista. Sin embargo, quien ha recibido el don de la liberación obrada por Jesús no puede pensar que la libertad consiste en el estar lejos de los otros, sintiéndoles como molestia, no puede ver el ser humano encaramado en sí mismo, sino siempre incluido en una comunidad. La dimensión social es fundamental para los cristianos, y les consiente mirar al bien común y no al interés privado.

Sobre todo en este momento histórico, necesitamos redescubrir la dimensión comunitaria, no individualista, de la libertad: la pandemia nos ha enseñado que necesitamos los unos de los otros, pero no basta con saberlo, es necesario elegirlo cada día concretamente, decidir sobre ese camino. Decimos y creemos que los otros no son un obstáculo a mi libertad, sino que son la posibilidad para realizarla plenamente. Porque nuestra libertad nace del amor de Dios y crece en la caridad








Como todos sabéis entre el día 10 y 18 de septiembre de 2021 tuvo lugar la Novena para conmemorar el 25 fallecimiento del Padre Henri Caffarel. A través del sitio web y de las redes sociales se hizo difusión en cinco idiomas y aún hoy continúa disponible para todos aquellos que quieran hacerla: https://equipes-notre-dame.com/site-de-la-neuvaine/


Hemos recibido numerosos testimonios sobre esta novena desde todos los rincones del mundo. Hemos seleccionado unos cuantos, pero queremos dar las gracias a todos por vuestra colaboración y entusiasmo por abrir el corazón y compartir lo que esta novena ha supuesto en vuestra vida.

ZONA EURÁFRICA

SR Africa Francófona

"La fuerte lluvia caída en la mañana del 18 de septiembre de 2021 no ha mermado la determinación de algunos miembros de los equipos de Bangui y Begoua (República Centroafricana). En efecto, este día marcó el final de la novena organizada con motivo del 25º aniversario del fallecimiento del padre Henri Caffarel. La ceremonia de clausura tuvo lugar en la parroquia de San Carlos Lwanga de Begoua y fue coronada por una misa de acción de gracias. El Sector de Begoua ofreció un cóctel al final de la celebración eucarística tras la foto de familia. ¡Magnificat!

Amanda et Constantin, Région Centrafrique


"Bendecimos al Señor por la misa de clausura de la novena por los 25 años de la muerte del Padre CAFFAREL celebrada el domingo 19 de septiembre de 2021 en La Parroquia Catedral de Nuestra Señora de la Asunción. A pesar del período de vacaciones, los miembros de los equipos de Libreville (Gabón), en particular, vinieron a dar gloria a Dios por el padre Henri CAFFAREL.

Justine et Yannick, Région Gabon

SR Italia

Vivimos esta experiencia de oración que nos propuso el ERI como un don y como un recuerdo: un don porque la oración siempre nos lleva a ofrecer a Dios nuestras experiencias y nuestras debilidades, que se transforman armoniosamente en oportunidades; un recuerdo porque durante nueve noches recordamos al padre Caffarel, su espiritualidad, su valor, su entusiasmo de hombre "cautivo de Dios".

Nos sentimos unidos a todo el Movimiento de los ENS y a toda la Iglesia: es el poder de la oración el que supera las fronteras, las barreras, las divisiones y nos convierte en una sola voz dirigida al Altísimo.

Escuchar la voz del padre Henri Caffarel tan decidida, tan convencida, tan entusiasta, nos ha animado a vivir nuestro cristianismo no de forma tibia, sino como hombres y mujeres valientes. Una novena para dar las gracias y pedir a Dios que aumente nuestra fe y nuestro amor.

Cinzia y Sergio, Varese, Italia


(...) Me pregunté, ¿por qué la novena? Mestas son algunas de las respuestas.

En primer lugar, debo decir que entendí la novena día tras día por la noche, justo cuando la practicaba antes de acostarme. Un poco como sugería Santa Teresa de Ávila: "A rezar se aprende rezando". Creo que es una experiencia similar a la del parto: sólo quien la vive directamente puede entenderla.

La razón más preciosa y el regalo más precioso fue el descubrimiento de encontrarnos, aunque lejos, junto a tantos. Todos rezando y escuchando algunos de los pensamientos más profundos y característicos de la experiencia humana y cristiana de Caffarel. Y todo, espero, para comprender más profundamente lo que quería decir cuando nos invitaba insistentemente a concertar citas frecuentes con la “oraison”. Una palabra que traducimos literalmente como oración, pero que para Caffarél era algo mucho más profundo. Para él significaba entrar en ese contacto íntimo con Dios que va más allá de la oración, hasta el punto de comprender que -como también había dicho San Pablo- ya no somos nosotros los que vivimos, sino que es Dios quien vive en nosotros.

Giampaolo, Varese, Italia


Aceptamos la propuesta de una novena con el padre Caffarel como una oportunidad privilegiada para rezar juntos y en comunión con nuestros amigos de todo el mundo. Cada día, confiamos al Señor todas las situaciones de sufrimiento, de fatiga que conocemos, y damos gracias por nuestras familias, por nuestros amigos, por todos los dones que recibimos a diario, y por el don de los Equipos. Esta novena fue también una buena ocasión para honrar la memoria del padre Caffarel y conocerlo mejor. Fue conmovedor escuchar su voz y percibir lo lleno que estaba su corazón de fe y de gracia. En su camino, no se cansó de recordarnos que Dios es amor, que Cristo está vivo. Por eso le estamos agradecidos y pedimos al Señor que nuestra vida sea también un signo visible de su presencia y una llamada al amor sin condiciones.

Maddalena y Gigi Varese, Italia



ZONA AMÉRICA

SR Brasil


Hablar de las cosas buenas que nos aporta el Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora parece redundante. Sin embargo, nos sorprendió positivamente la propuesta de los "nueve días de oración y reflexión" con motivo del 25º aniversario de la muerte del padre Henri Caffarel, destacando el legado que nos dejó a todos. Aceptamos la propuesta y así, con disciplina y fervor, pasamos estos días, tan preciosos para nuestra santificación matrimonial. Cada video, audio y testimonio que estuvo presente y tan bien producido, agregó mucho a nuestro viaje espiritual. La iniciativa del padre Caffarel con estas jóvenes parejas fue, sin duda, inspirada por el Espíritu Santo. Ciertamente, a pesar de la fe que le movía, no creemos que ni siquiera él esperara alcanzar una dimensión tan grandiosa, extendiéndose a tantos países. La primera intención de conducir a los esposos al camino de la santidad fue bien aceptada, como demuestra el tiempo. Y esta invitación a la santidad nos llegó hace ocho años. ¡Alabado sea Dios! Escuchar testimonios tan impactantes de parejas de países lejanos, en diferentes idiomas, fue cautivador. Aunque no hablamos la misma lengua, hablamos la lengua del Movimiento, la que nos enseñó el padre Caffarel. Hemos hablado del amor mutuo y del amor más fuerte que la muerte; de puntos concretos de esfuerzo; del valor de la oración, ya sea personal, conyugal o de intercesión por los demás. Todo ello refuerza la fraternidad universal del Movimiento. Por último, ¿cómo no reconocer las muchas bendiciones recibidas en unos días de oración y reflexión? Bastó simplemente con abrir los ojos y el corazón para que entrara la gracia de Dios, guiada por tan bellas enseñanzas que nos llenan de fuerza, fe y perseverancia para alcanzar nuestro objetivo final que es llegar juntos al Cielo. El sentimiento de pertenencia a los Equipos de Nuestra Señora es muy gratificante; recemos juntos y en todas partes por la canonización del precursor de nuestro Movimiento, que ya es un santo para nosotros, y lo que deseamos es que toda la Iglesia se dé cuenta de su valor y reconozca también su santidad.

Glenda y Sormany, Goiás, Brasil





RR Canadá

¡Qué hermosa manera de recordar y conmemorar el 25º aniversario de la muerte del Padre Henri Caffarel con la Novena! Estamos muy agradecidos por esta oportunidad de escuchar al Padre Caffarel en persona, con sus propias palabras, con su propia voz. Los vídeos presentados cada día con sus palabras de sabiduría nos han llegado al corazón. Era como si nos hablara aquí y ahora. Sus mensajes son muy poderosos y atemporales. Los testimonios de las parejas que aparecen en los vídeos también nos inspiraron mucho y ayudaron a mostrar la relevancia de su mensaje sobre el sacramento del matrimonio, la mística de los Equipos de Nuestra Señora y la importancia de la oración. El día 2, cuando el P. Caffarel nos habla de la vivencia del sacramento del matrimonio, nos llamó mucho la atención el mensaje de que si una persona se separa de Dios, abandona lo mejor de su amor. (...) El tema del día 4 de "Pareja en misión" nos habló cuando el P. Caffarel nos recordó nuestro segundo ministerio como matrimonios; el de la hospitalidad. En nuestro matrimonio, hemos tenido la intención de crear un hogar acogedor para cualquiera que pueda llegar a nuestra puerta o a nuestras vidas. (...) Nos conmovieron mucho sus palabras y reflexiones sobre la viudez en el día 5, ayudándonos como pareja casada hace 31 años, a recordar que el Amor es más fuerte que la muerte y que mientras envejecemos juntos y un día nos despedimos, el amor conyugal de la pareja permanece, ya que es el "alma de la pareja". (...) Nos consuelan las palabras del Padre Caffarel que decía que "Seremos Santo porque en el fondo de nuestro ser, estaremos estrechamente unidos a Dios Santo, sereremos fecundos y brotarán de nosotros ríos de agua viva porque estaremos conectados a la fuente misma de la vida". Rezamos a menudo al Padre Caffarel y pedimos su intercesión para que bendiga nuestra unión, para que nos ayude a convertirnos en una Pareja Santa, para ser un testimonio vivo del gran Amor de Dios. Amén.

Debbie y James, Canadá

SR Colombia


La novena al padre CAFFAREL ha despertado en los equipos de nuestra recién nacida, región Valle Norte (Colombia), un deseo enorme de conocerle mejor, de profundizar en su vida, sus textos, sus pensamientos, sus testimonios y toda su obra, comprendiendo muchísimo mejor la Génesis de nuestro movimiento. No es el Padre CAFFAREL un sacerdote del común. Vemos a un hombre ungido de DIOS lleno del espíritu santo, que ha hecho que valoremos cada día más a nuestros consiliarios, y todo ese apoyo espiritual que ellos brindan a nuestro sacramento. Esta unión de ambos sacramentos hace que se despierte más el servicio en la iglesia y en la comunidad.(…) Ha sido maravillo verlo escuchar su voz, la profundidad de sus mensajes nos han hecho sentir que indudablemente era un hombre inmaculado. Ahora el compromiso con la causa y la santidad del padre CAFFAREL toma muchísima más fuerza en nuestros equipos, en nuestros hogares y nuestro entorno, y va muchísimo más allá de “leer la oración del padre CAFFAREL, al final de nuestras reuniones”. Gracias por permitimos vivir estos momentos inolvidables de intimidad con nuestro santo para la gloria de DIOS de nuestro movimiento.

Luis y Yamileth, Colombia



SR Hispano-américa Nord

El Novenario fue más rico que las expectativas que teníamos. (…) Nos dio la impresión que en los doce años que llevamos en ENS no conocíamos a Padre Caffarel. Ahora comprendimos, el porqué, en la oración por la Beatificación de Padre Caffarel decimos “… poseído por un fuego devorador… estuvo lleno de Ti Señor…” pero no solo al escucharlo, sino el verlo, a través de los videos, lo constatamos. El Novenario nos dejó en particular:

  1. Motivación para hacer la experiencia de Dios a la manera del Padre Caffarel, y no seguir jugando con las palabras solamente, por una mala organización de tiempo; pues al escuchar a padre Caffarel revivimos el gozo de la Presencia de Dios y sentimos el llamado para recibir Su Amor con más frecuencia y permanecer en Él cada día.

  2. Motivación mayor para que nuestro hogar sea un Hogar de buscadores de Dios, donde se dé la manifestación del amor y la ternura de Dios, a partir de la experiencia de Su ternura.

Dios nos conceda la Gracia de vivir las inspiraciones divinas que tenía P. Caffarel para nosotros, Matrimonio Católico. Edith y Juan, México

.


(…) Este mes de septiembre 2021, ha sido nuestra confirmación de la Providencia de Dios y de interiorizar el amor de nuestra familia extendida, los ENS. Nos tocó hacer la preciosa novena ENS de P. H. Caffarel en la intimidad de un cuarto de hospital, entre incertidumbres. Mientras estuvimos separados por mi gravedad, en el intermedio de la novena, Fernando descubrió una imagen de Cristo crucificado en una habitación que parecía una capilla; era totalmente blanco, como inacabado; sin embargo, tuvo muy claro el significado del Bautismo cuando con Él nacemos de nuevo y se volcó dando gracias por su sacrificio y misericordia. Así que mientras el viento agita la barca, nos abandonamos confiando en el buen sufrir. Cuando retomamos, nos unimos a todo el Movimiento conscientes de que no estábamos solos. Las reflexiones, la Palabra, los testimonios nos tocaban personalmente en la situación que en ese presente estábamos viviendo. También se sienten muy cercanos, los matrimonios y consiliarios que aportaron sus experiencias; bendiciones de alegría que nos proporcionan las redes y nos unen en tiempo y espacio, no importan las distancias. Agradecemos a Dios todo y somos felices del regalo de amor de los ENS y P. Caffarel … “Padre Nuestro, por la intercesión de Nuestra Señora, te pedimos aceleres el día en que la Iglesia proclame la santidad de su vida” Olga y Fernando, Puerto Rico




SR Transatlántica

La hermosa novena organizada con motivo del 25º aniversario del fallecimiento del P. Henri Caffarel fue una experiencia inolvidable para nosotros. Una experiencia que nos ha iluminado y fortalecido. En primer lugar, la novena nos iluminó, porque fue como una experiencia de descubrimiento del P. Caffarel, el querido fundador de nuestro movimiento. Era la primera vez que escuchábamos su voz y la pasión que transmitía al hablar de los Equipos, del matrimonio, de la unión de los dos sacramentos (matrimonio y sacerdocio) y, más generalmente, del amor. Nos sorprendió descubrir al P. Caffarel como un hombre consumido por el amor. Un hombre enamorado de Dios. Un sacerdote cuyo amor y fe eran tan grandes que no podía hacer otra cosa que compartir esos dones, enviarlos, para que llegaran a todos los rincones del mundo. Un hombre que, como en el Evangelio según Lucas (8,16), colocó su lámpara en lo alto de un candelero "para que los que entren vean la luz". Su carisma, sus palabras y la pasión de su voz aún resuenan en nuestros oídos mucho después de terminar la novena.

En segundo lugar, la experiencia de hacer la novena nos proporcionó orientación y fuerza en momentos especialmente difíciles de nuestra vida. En realidad, esta novena llegó en el momento oportuno para nosotros, ya que estábamos lidiando con problemas de salud, el estrés de la compra de una casa, varios retos profesionales y un intenso ritmo de trabajo que nos dejaba agotados al final de la mayoría de los días. Además de nuestras preocupaciones, tres semanas antes de la fecha límite para la Masterclass de Matrimonio sólo habíamos recibido un vídeo. Los muchos meses de trabajo, correos electrónicos, llamadas, parecían casi infructuosos. Estábamos abrumados, enfrentándonos a la fragilidad de la vida y sintiendo -como los apóstoles- que Jesús dormía mientras nuestra barca era zarandeada por las fuertes olas de un mar tormentoso. En esta tormenta de la vida, la presencia del P. Caffarel durante la novena apareció como una casa de luz luminosa que nos indicaba la dirección correcta, mostrándonos el camino. Estaba allí para recordarnos que Dios nos espera en la "profundidad luminosa de nuestros corazones". Una frase del padre Caffarel nos tocó profundamente: "Vive tu oración y reza tu vida". Con esa hermosa invitación en mente, empezamos a rezar más intensamente, confiando a Dios todo lo que hacía que nuestra barca se balanceara en medio de la tormenta. Además, pedimos fervientemente la intercesión del P. Caffarel por nuestras necesidades personales y profesionales. De manera especial, confiamos al P. Caffarel la situación y el futuro de la Masterclass de Matrimonio. Poco después empezaron a llegar los vídeos y las ofertas para hacer vídeos. Además, nos sentimos reconfortados y fortalecidos en nuestras propias luchas personales. Las cosas empezaron a suceder y pudimos ver cómo Jesús calmaba nuestro turbulento mar. Todo empezó a tener más sentido, incluso aquellos aspectos de nuestra vida que todavía son inciertos y preocupantes.

Para terminar, esta novena nos ayudó a ver cómo el amor del P. Caffarel se extiende más allá de la muerte y cómo su intercesión facilita puntualmente los dones y las gracias que necesitamos en un momento determinado. Gracias, P. Caffarel, por la luz que eres para el mundo. Por la guía que nos proporcionaste, en cada paso de nuestro matrimonio, a través del maravilloso movimiento de los Equipos de Nuestra Señora. Por tu presencia tranquilizadora cuando somos frágiles y luchamos en el camino. Por tu intercesión y tus gracias cuando nuestra "barca" navega por las tormentas de la vida. Por todos los matrimonios y consiliarios, en todo el mundo, con los que compartimos la alegría y la conexión de formar parte del mismo movimiento. Con gratitud te agradecemos tu intuición, presencia y amor.


Ingrid e Padraig Lewis (R Irlanda)

RR Libano

Queremos agradecer a todos los que han dedicado su tiempo y su corazón a preparar la novena del 25º aniversario de la muerte del P. Caffarel, en la que hemos participado con gran alegría.

El visionado de los vídeos fue un momento de preparación cualitativa para la oración.

Más concretamente, escuchar al P. Caffarel hace revivir la gran herencia que nos dejó, sus enseñanzas que siguen siendo muy actuales. La determinación de su voz no puede sino resonar con fuerza en nuestros corazones, reflejando la profundidad de su amor por el Señor.

Los testimonios de todas las personas filmadas ofrecen una experiencia concreta del camino conyugal cristiano y, en consecuencia, de la evangelización tanto en la enfermedad como en la salud, tanto para las parejas vivas como para las viudas...

La repetición diaria del Magníficat seguida de la oración por la canonización de nuestro fundador fue un momento mágico de unión en la oración con los ENS del mundo entero.

La oración final, basada en los escritos del P. Caffarel, nos recuerda, entre otras cosas, la riqueza del sacramento del matrimonio: "La ternura de tu marido, la ternura de tu mujer, es un signo de la ternura de Dios".

Nos permite concluir la oración invitándonos a profundizar en nuestro interior, en este corazón a corazón con Jesús.


Elyssar y Elías, Líbano


¿Quieres que busquemos juntos?

Los Equipos de Nuestra Señora nacieron de esta pregunta...

No se dictó nada, sino que se vivió todo... por parejas con su asesor espiritual, una búsqueda espiritual que lleva años...

Y hoy, a través de esta novena que nos ha unido durante nueve días, hemos encontrado a nuestro fundador que, una vez más, nos ha invitado a dar tiempo a Dios, a escucharle, a declararle nuestro amor, a conocernos y aceptarnos, a conocerle impregnándonos de su palabra.

Como dice el padre Caffarel, profeta del amor: "El amor es mi sustancia". Vivamos este amor en la familia, en el equipo y en el mundo. Porque es nuestro camino a la santidad.


Claude y Robert, Qatar





QUÉ HACE EL ERI ?

Reunión del ERI en México, 10-16 octubre de 2021

El Equipo Responsable Internacional ha estado reunido en Tlalpan, México D.F. los días 10 al 16 de octubre de 2021. Hacía más de dos años que no nos habíamos podido reunir de forma presencial por las restricciones de la pandemia, y en esta ocasión hemos podido acudir todos, salvo la pareja enlace de la zona Eurasia, Faye y Kevin, que aún no están autorizados a salir de Australia. No obstante, valiéndonos de dos proyectores, un ordenador dedicado y un amplificador, de manera virtual Faye y Kevin pudieron participar en algunas partes de la reunión escuchando e interviniendo, naturalmente en la medida que el desfase en el huso horario lo permitiera. Un encuentro que comenzamos con una eucaristía de acción de gracias por la posibilidad de celebrar esta importante reunión, alegres, esperanzados y con enorme agradecimiento también a los equipos de México que nos han acogido con gran cariño. Los dos primeros días los dedicamos a una intensa preparación espiritual motivada por el P. Ricardo Londoño que nos ayudó a sintonizar nuestros corazones y a entrar en comunión unos con otros. La puesta en común, larga, profunda, abrió nuestra vida de los últimos meses a los demás. Tiempos de meditación, de diálogo conyugal, de oración y de compartir con el resto del equipo nos ayudaron a predisponernos para el intenso programa que teníamos por delante.



El trabajo de todos los días en los que no faltaba la Eucaristía.....

El trabajo de todos los días en los que no faltaba la Eucaristía, la oración, la meditación sobre textos del Padre Caffarel se ha ido concentrando en diversos asuntos que conciernen al funcionamiento de los equipos en los próximos años de responsabilidad de este ERI. Iniciamos con un balance de las acciones propuestas, las actividades que se han podido realizar y los desafíos que aún tenemos por delante. Se hizo un recorrido de la segunda reunión virtual de julio a partir de las evaluaciones que agradecemos enormemente porque nos ayudan a reconducir propuestas, retomar los aspectos que han funcionado bien y los que deberíamos corregir y se consideró el calendario para las próximas reuniones del ERI que esperamos que puedan seguir siendo presenciales.

El resto de trabajos se han centrado en muy diversos aspectos...

El resto de trabajos se han centrado en muy diversos aspectos. Señalamos algunos de los más significativos. El análisis en profundidad del funcionamiento de los equipos de las cuatro zonas, presentadas por sus coordinadores, haciendo hincapié en cómo ha afectado la pandemia a la vida de los equipos y cómo podemos encarar el futuro próximo. Se han revisado también los proyectos de solidaridad económica para los equipos, relacionados con la formación, consolidación en lugares donde se inician, expansión a nuevos países, etc. Otras cuestiones ligadas al funcionamiento práctico tales como el protocolo de traducciones, las estadísticas que nos permiten conocer mejor la realidad, los presupuestos, la situación de la secretaría y obras en el edificio del secretariado de París, han sido abordados en este encuentro. Igualmente, se ha presentado el proyecto de comunicación y la evolución del proyecto de los equipos satélites, para que todos los miembros del ERI estemos al tanto de los distintos apartados en los que se está trabajando.


Buena parte del tiempo ha estado dedicada a la preparación del próximo encuentro en Asís. Por un lado, el colegio internacional que tendrá lugar los días 10 al 13 de marzo de 2022, y por otro el encuentro de regionales, que se desarrollará a continuación de los días 13 al 18. Es un importante desafío pues estamos aún viviendo con incertidumbre la evolución de la pandemia pero esperanzados y trabajando por este encuentro presencial.



El colegio de regionales tendrá como hilo conductor a la figura de la Virgen....

El colegio de regionales tendrá como hilo conductor a la figura de la Virgen, que es también eje del tema de estudio del próximo curso, “Servir como María” y se celebrará en torno a los dos cantos, el Benedictus y el Nunc dimitis u oración de Simeón. Es un colegio corto porque luego tendremos la reunión de regionales y sustituye al que se celebraba normalmente en julio.


La reunión de regionales se centra en la parábola de los Talentos, “Les confió sus bienes” y ya están definidos y confirmados los participantes en las conferencias, entre los que destacamos al Cardenal Tolentino, a quien recordamos por sus inspiradoras intervenciones en el último encuentro de Fátima, a Marina Marcolini, profesora especialista en la Laudato Sí, Gabriella Gambino, secretaria del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, al Padre Jacques Turck, secretario de la comisión social de los obispos franceses y por supuesto, a Clarita y Edgardo, nuestros responsables internacionales además claro esta, de los testimonios de parejas equipistas de diferentes partes del mundo y los talleres y comunicaciones a cargo de miembros del ERI . Habrá momentos de intercambio en equipos mixtos, oración, noche de adoración, eucaristía, testimonios, tiempo para la sentada, anuncio del próximo encuentro internacional en 2024... Aún estamos pendientes de la contestación del Vaticano para la Audiencia del Papa que ya había sido confirmada para el postergado encuentro del pasado mes de septiembre y que ahora estamos gestionando nuevamente y que comunicaremos en cuanto esté concedida. Hemos preparado este Encuentro de Regionales con gran atención y ojalá podamos disfrutar de la participación de los regionales venidos de todos los rincones del mundo.


Os pedimos vuestra oración de aquí a entonces porque aún son muchos los obstáculos que hay que superar.



Otro de los aspectos importantes ha sido revisar la participación de los Equipos en el próximo Sínodo...

Otro de los aspectos importantes ha sido revisar la participación de los Equipos en el próximo Sínodo con el nombramiento de parejas coordinadoras que recogerán las respuestas por SR y RR; y las relaciones con el Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, que son fundamentales en estos momentos de cambio, de nuevos decretos sobre el funcionamiento de las Asociaciones de Laicos.

Esta comunión y cercanía con la Iglesia es una constante que este equipo ha querido enfatizar y en esta línea también esta vez, hemos tenido ocasión de encontrarnos con Monseñor Héctor Pérez Villarreal, obispo auxiliar de la arquidiócesis de México, al que pudimos presentar el Movimiento al tiempo que reiteramos el servicio a la Iglesia.

A los pies de la Virgen de Guadalupe en una Eucaristía presidida por Ricardo Londoño, consiliario del ERI recordamos a todos los equipos del mundo.

Agradecemos la cariñosa acogida de los equipos de México...

Agradecemos la cariñosa acogida de los equipos de México representada por los matrimonios que nos han atendido cada día y en el Encuentro celebrado el sábado 16 por la tarde en el que pudimos presentar el ERI, responder a sus preguntas, conocer la región México perteneciente a la Sr Hispanoamérica Norte, celebrar juntos la Eucaristía y compartir un tiempo de cena, charla y encuentro.

Volvemos a nuestras casas con un corazón agradecido y con un nuevo impulso para continuar en este servicio.